Publicidad en
18 de Abril. 17:15 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Tecnología

Programadores empáticos y creativos, imprescindibles para un futuro laboral marcado por la inteligencia artificial

1 de Marzo | 14:06
Redacción
Programadores empáticos y creativos, imprescindibles para un futuro laboral marcado por la inteligencia artificial
Ahora mismo los profesionales informáticos son uno de los perfiles más buscados en el mercado de trabajo español junto con el norteamericano. Pero con la aparición de la inteligencia artificial (IA) hay preocupación por si esta carrera profesional estará en riesgo en el futuro.

Muchas de las aplicaciones del futuro las desarrollarán bots inteligentes, ya sea solos o con la participación de los usuarios finales. Pero para el profesor investigador ICREA de la UOC Jordi Cabot, experto en ingeniería del software, este perfil seguirá siendo imprescindible solo si el profesional se prepara para afrontar la automatización de procesos.

Para ver cómo evolucionará el mundo del desarrollo software con la IA y cuáles serán las tareas en las que estos ingenieros humanos seguirán siendo imprescindibles, el experto en IA Kai-Fu Lee, previamente director de Google en China, ha estudiado en profundidad la relación entre la IA y la evolución de la sociedad en su último libro. Clasifica las tareas en dos dimensiones: empatía (es decir, capacidad para entender a las personas y «conectar» con ellas) y creatividad, lo que da cuatro tipos de tareas:

1. Tareas poco creativas sin necesidad de empatía: la IA toma el relevo.

2. Tareas poco creativas que necesitan empatía: la IA hace el análisis y el humano se ocupa de la interacción con la persona.

3. Tareas creativas sin empatía: el humano está al mando y la IA le da soporte.

4. Tareas que necesitan creatividad y empatía: el humano sobresale.

«Cualquier tipo de interacción con el cliente necesita de una capacidad de empatía y comunicación que la IA no puede proporcionar», apunta Cabot, también investigador principal del grupo SOM Research Lab del IN3-UOC. Una vez entendido lo que quiere el cliente, el grado de soporte que podrá dar la IA dependerá de la complejidad del software a desarrollar.

«Si estamos ante una aplicación web estándar de entrada de datos –explica el experto– la IA podrá hacerlo todo ella sola. Ahora bien, si estamos hablando de sistemas de control en que la optimización juega un rol muy importante, ahí seguirá siendo necesario un programador experimentado que sea capaz de dar con soluciones creativas al problema». Las iniciativas actuales que persiguen enseñar conocimientos de programación a todo el mundo son excelentes como manera de enseñar conceptos de pensamiento computacional que van a ser útiles en muchos aspectos de la vida profesional de una persona, aunque no se dedique al mundo de la informática.

«Nos movemos hacia un futuro en el que la programación no será nunca más una opción profesional para personas con conocimientos de programación muy básicos. No valdrá con hacer un par de cursos de JavaScript (o el lenguaje que esté de moda en ese momento) y empezar a trabajar», señala Cabot. El experto recomienda huir de las tareas de programación repetitivas y moverse a las que proporcionan más valor añadido. Cuanto más conocimiento y creatividad requiera una tarea, más apreciada será la contribución del profesional.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.