Publicidad en
21 de Agosto. 04:54 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

Pero ¿qué es la democracia? Y ¿para qué sirve?

7 de Marzo | 11:34
Pero ¿qué es la democracia? Y ¿para qué sirve?
Hay determinadas palabras por las que suelen preguntar los militantes y simpatizantes como ideología, democracia, república y otras.

No vamos a dar ninguna definición esencial de la palabra democracia, ni a intentar hacer un tratado político o jurídico, sino algunos rasgos sin pretensiones académicas. Quizás, una definición descriptiva sería más acorde para entendernos sobre su contenido.

En primer lugar, la democracia no es la libertad para que cada cual haga lo que quiera sin tener en cuenta los intereses y derechos de los demás. El “derecho a decidir”, por ejemplo, es un derecho arbitrario, no democrático, porque no es una proposición completa, sino una sugerencia tramposa porque sugiere lo que no dice e induce al error. Nadie puede decidir sobre aquello que no le pertenece.

La democracia se somete a la ley, a la Constitución. Podríamos decir que la democracia consiste, entre otras cosas, en valorar la voluntad política de cada individuo por igual. La suma de esas voluntades se expresa con el voto y la mayoría de votantes por alguna de las opiniones expresadas públicamente, daría la mayoría que decide y se convierte en el árbitro social y político entre las diversas opciones. Todo dentro de la Constitución y de la Ley.

De todas formas, la democracia no tiene posturas absolutas o dogmáticas, pues surge de la incapacidad de encontrar una verdad aceptada por todos y de forma definitiva. La democracia es relativista, no dogmática.

La democracia se rige por las mayorías, pero la verdad no depende del número de votos, la verdad no está ligada al voto. La política en democracia se ocupa más de los proyectos surgidos de la voluntad política y no busca ni la ciencia ni la verdad, sino el éxito de algunos proyectos en función del bien común.

¿Para qué sirve la democracia? La democracia no supera el estado de opinión, pero, por acuerdo, se da por válida la voluntad de la mayoría. La democracia resulta un instrumento útil, como ha demostrado, para evitar las guerras. El relativismo de las opiniones permite que las ideas no sean excluyentes, sino complementarias y se puede pactar, a veces, entre opiniones próximas por aquello de que el más y el menos no cambia la esencia de las cosas. Solo las posturas radicalmente contrarias hacen imposible los acuerdos programáticos. Suele decirse que la democracia es el menos malo de todos los sistemas políticos. Quizás, porque permite acuerdos entre posturas distintas y evita, en ese sentido, los radicalismos excluyentes.

La democracia debe ser respetuosa con las minorías, porque nadie tiene la verdad absoluta, y lo que hoy es minoría, mañana puede ser mayoría.

En la democracia es más fácil el diálogo porque las opiniones siguen siendo opiniones y, como tales, están sujetas al cambio según las circunstancias.

Dentro de la democracia hay valores y postulados previos a la misma democracia, que son fruto de la historia de cada país. Estos valores deben ser respetados como soporte de la misma democracia y de la sociedad concernida.

En la democracia, se discuten el propio fundamento y los valores integrantes de la misma, tales como la libertad, la justicia, la igualdad, los derechos humanos, el respeto a la Ley, el respeto a las opiniones distintas; pero nada es válido fuera de la Constitución, fuera de la legalidad.

Cuando se nos pregunta ¿para qué sirve la democracia?, se está insinuando que las promesas de los diversos gobiernos, sobre todo para Extremadura, no se han cumplido, en su gran mayoría, durante cuarenta años y parece que no sirve para hacer justicia y tratar a todos con el mismo rasero, sin privilegios para nadie. Lo normal sería solucionar los problemas más graves a los más necesitados y esto no es lo que ocurre. Comprendemos que la democracia teórica parece, para muchos, pura retórica que no sirve para solucionar los problemas. A pesar de esta impresión, al menos podemos hablar y podemos exigir su cumplimiento. La alternativa sería la dictadura.

La Real Academia de la Lengua la define en varias acepciones: “Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos”, “Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes”, “Forma de sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos, etc.” 

PEDRO CAÑADA CASTILLO

PRESIDENTE DE EXTREMADURA UNIDA



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.