Publicidad en
26 de Junio. 10:42 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Igualdad

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

25 de Febrero | 13:42
Redacción
Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad
En los últimos tiempos hemos asistido a la reaparición de viejos argumentos y a la reclamación de actuaciones contra la práctica de la justicia, la igualdad social y los derechos de las personas. Se trata de tareas con las que están comprometidos los equipos profesionales y las personas voluntarias que conforman el tercer sector de acción social en España.

Un sector formado por las ONG que trabajan con los niños y niñas que sufren dificultades y carencias, con minorías étnicas, con mujeres víctimas de maltrato y sometidas a diferentes tipos de violencia de género, personas en situación de pobreza, privadas de libertad, personas con diversidad funcional física o psíquica, adictas a drogas y a otras conductas, diversidad de identidades y orientaciones sexuales, personas sin hogar, migrantes, personas desempleadas y sin otros recursos y en general personas afectadas por estas y otras formas de exclusión social, cuyo volumen, además, se ha incrementado como consecuencia de la reciente crisis.

Tales argumentos tratan de negar o enmascarar las situaciones a las que se enfrentan, de forma práctica y cotidiana, estos equipos de profesionales y de personas voluntarias, recurriendo a la mentira descarada y a la tergiversación de los hechos, con relatos propios de un pasado que creíamos superado y que, además, por puro sentido común, la mayor parte de la ciudadanía ya no aceptaba. Pero como, de repente, estas falsas informaciones han comenzado a ser enunciadas de forma enfática por algunos líderes sociales y políticos, parecen haber calado en algunos sectores de la población e incluso amenazan a las actividades y las responsabilidades de las entidades del tercer sector.

Durante un tiempo, desde el ámbito de las ONG, se pensaba que, por tratarse de mentiras tan burdas como descabellas, así como insensatas, no tenían ningún recorrido y como consecuencia nunca se entró en el debate en torno de estas falsas afirmaciones. Además, la respuesta debería haber sido protagonizada por los organismos que se atribuyen la representación de la totalidad del tercer sector, en particular el Consejo Estatal de ONG y la Plataforma del Tercer Sector. Pero ante su silencio la Fundación Atenea se siente obligada a realizar la siguiente declaración:

1) Se trata de mentiras explícitas, de las que son conscientes, incluso aquellos que las enuncian. Como no coinciden con los datos objetivos, las estadísticas, los registros, las evidencias científicas y sociales, así como las evaluaciones y la experiencia de profesionales y del voluntariado del tercer sector, aquellos que las difunden acaban casi siempre por reconocer que han mentido. Pero como la difusión de la mentira ha sido más amplia que su desmentido, una parte de los que recibieron el mensaje entienden que lo dicho es cierto.

2) Una de las mentiras más repetidas se refiere a “los desmesurados gastos sociales que pagamos entre todos”. Sin duda los gastos de protección social (desde pensiones hasta educación y salud) son altos en España, como en la mayoría de los países desarrollados, pero son pocos los que se atreven a exigir recortes o a enunciar mentiras sobre estas cuestiones porque involucran a la mayoría de los ciudadanos. Pero la inversión destinada a situaciones y colectivos en exclusión o desfavorecidos, resulta, al menos en España muy escasa e incluso residual y en todo caso notablemente inferior a las subvenciones empresariales, en particular las que obtienen mediante ventajas fiscales.

3) En cuanto al tipo de mentira más cruel tiene que ver con la descripción de las personas que reciben estas escasas prestaciones, a las que se acusa de gastarlo en lujos y vicios, cuando difícilmente los recursos y medios aportados les permiten sobrevivir en condiciones de extrema precariedad. Esta forma de crueldad supone incrementar el maltrato de aquellas personas que están siendo maltratadas.

4) En ocasiones no se trata de mentiras directas sino trasformar el lenguaje y el sentido el relato para provocar malentendidos cognitivos. Por ejemplo, a las personas que carecen de alojamiento o vivienda y viven en la calle o en infraviviendas, se les identifica por este hecho, dando a entender que en realidad han elegido la calle y no quieren vivir en una casa o no aceptan acudir a los albergues. Es decir, la culpa es sólo suya, ya que, de quererlo podrían abandonar su condición. Cuando además hay niños y niñas de por medio, son estas familias sin recursos las responsables de lo que les ocurra. Según han llegado a afirmar algunos voceros hay trabajo, pero las personas que no tienen empleo es que no quieren trabajar. De hecho es justo lo contrario cada vez hay más trabajadores y trabajadoras en España, que a pesar de trabajar, no ganan lo suficiente para garantizarse una vida digna.

5) Se trata de promocionar una ideología excluyente y en ocasiones racista, sustentada en criterios emocionales e identitarios, nosotros versus los otros y las otras, que incluye la falsa promesa de que entonces lograremos mayores cotas de bienestar individual.

6) Asimismo, se trata de promover políticas que ahondan en la brecha y el conflicto social para incrementar la distribución de la desigualdad, obviando el hecho de que cualquier conflicto social implica costes para todas las personas incluso para aquellas que creen haber ganado. La experiencia histórica y un razonamiento simple, muestra que exacerbar cualquier conflicto tiene costes para toda la ciudadanía y sólo ventajas para unas pocas personas.

7) Todos estos ejemplos implican una falta de respeto a los derechos básicos de las personas, en un sistema legal cuya legitimidad se sustenta precisamente en el reconocimiento de tales derechos. ¿Qué somos y que vamos a ser si no respetamos los derechos básicos? Cualquier cosa menos un Estado de Derecho.

8) Todas estas mentiras tienen como finalidad fantasear con la supuesta eficacia económica del abandono (o la reducción) de todas las políticas y actuaciones sociales. Pero todos los trabajos científicos y evaluativos realizados hasta ahora demuestran que cuánto más integrada esté una sociedad mayor es su eficacia económica global, aunque también es cierto que el incremento de desigualdad contribuye a aumentar, en un primer momento, los beneficios del capital y sólo del capital. Tras este primer impacto los beneficios también disminuyen.

9) Las mentiras sirven para exaltar emociones primarias, como la envidia, el miedo, el rechazo y la insolidaridad. Pero se trata de sentimientos que una vez desatados es muy difícil controlar o incluso embridar. Podemos obtener ventajas, incluidas las electorales, provocando determinado tipo de reacciones sociales, pero una vez desatadas estas emociones puede que no sea posible evitar su expresión más irracional, de tal forma que incluso aquellos que las provocaron serán sus víctimas.

10) Una sociedad que abandona cualquier consideración moral o ética hacia una parte de sus ciudadanos y ciudadanas y acepta la mentira explicita como forma de relación política y social no solo cruza una determinada línea, sino que se expone a cruzarlas todas. En Europa (y España) ya disponemos en el último siglo de una cierta experiencia histórica en este sentido y los resultados no fueron precisamente positivos, ni aceptables, ni beneficiosos para nadie. Durante más de 30 años de trabajo y experiencia, la Fundación Atenea se ha especializado no sólo en la intervención con personas en situación de vulnerabilidad en diferentes ámbitos (alojamiento, empleo, salud, educación, economía, participación ciudadana, aspectos personales, aspectos macro sociales y aspectos sociales y relacionales), sino también en investigación social (investigaciones propias, análisis y evaluación de políticas públicas, formulación de proyectos de carácter social) enfatizando las variables género, edad, clase social y etnia y/o lugar de procedencia.

Es por ello que, al mismo tiempo que la organización ha aumentado sus ámbitos de actuación directa y ha creado una sólida estructura de gestión del conocimiento que nos permite recoger datos sobre las realidades de inclusión/exclusión social sobre las que intervenimos para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad social. Además de la intervención en las problemáticas sociales, la organización considera fundamental difundir a la ciudadanía la realidad social y la de las personas con los que actúa, así como los planteamientos y la filosofía que sustenta nuestras acciones. Con ello, se pretende lograr una mayor sensibilidad de la sociedad española, favoreciendo la reflexión y el debate público.


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.