Publicidad en
19 de Junio. 17:32 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura

A la caza del hombre

29 de Marzo | 13:04
A la caza del hombre
En estas fechas parece que se hubiera levantado la veda (que nunca está del todo cerrada). Los cazadores agudizan sus armas y trampas de caza para conseguir la mayor abundancia en sus trofeos. La caza de pájaros o peces usa trampas más sencillas. La caza del hombre (del voto), suele ser más sofisticada. Se trata de conseguir su voluntad política con la imaginación más sutil y más disimulada que permita la técnica.

A los pájaros se les suele engañar con un grano de trigo o alguna semilla, y a los peces con el gusano u otras trampas que, a veces, solo simulan un ser vivo que se mueve y cabe en su boca.

Hemos pasado de la “explotación del hombre por el hombre”, a la caza del hombre por el hombre. En ambos tipos de explotación o manejo suele estar como protagonista, más o menos claro, el “hambre” o la necesidad, que hacen de señuelo.

Esta alegoría, solo trata de mostrar algunos paralelismos en los que el hombre es considerado como “presa o trofeo” de otros hombres en el uso de su voluntad ideológica. La trampa, “el gusano” seducen a la víctima que el cazador pretende conseguir.

Quizás la comparación puede que no sea la adecuada, pero las semejanzas de las trampas, permiten las comparaciones.

De todas formas, “el cepo” no es igual que la “ensoñación”, o las imágenes paradisíacas que dan los medios de comunicación, o los vídeos y carteles de los partidos. El cepo solía conseguir la “pieza” deseada, pero muerta. En la cacería del voto, la “víctima” parece vencedora, no tiene conciencia de “víctima”. El cazador tampoco pretende agredir, más bien todo lo contrario, trata de alagarla, de distraerla para que no se entere de que está en la operación captura.

Hay, sin duda, algunos cabos sueltos que, quizás, no encajen en la comparación. Tampoco se pretende. Estos artículos o comunicados no tienen grandes pretensiones, si acaso la de comentar algunas cosas de las que, a veces, pasamos y no está mal alguna reflexión sobre las mismas para detectar dónde iba oculta la trampa.

La razón, que está en la cabeza de cada hombre, suele dejarse engañar complacida por los colores de las cintas, la lluvia variada de los confeti y la música que les acompaña. No creo que sea malo pensar y analizar nuestros propios actos, aunque no haya obligación ninguna de hacerlo, para darse cuenta de dónde estaba la trampa de los cazadores de votos.

Extremadura lleva muchos años sufriendo esas trampas, más o menos sofisticadas, en las que caemos o hemos caído, y luego nos damos cuenta de que no era la primera vez y con parecido sistema, aunque, quizás, con distinto color de la propaganda.

¿Cómo se explicaría, si no, que siga llamándose voto útil al que llevamos padeciendo cerca de cuarenta años y se nos siguen prometiendo las mismas cosas que al comienzo de la democracia?. Pasadas las elecciones nos damos cuenta de que todo sigue igual y de que nuestro voto ya no puede cambiar la situación que hubiéramos querido mejorar.

La utilidad del llamado voto útil es una de las mayores trampas de estos cazadores de votos, que hacen su agosto en Extremadura y luego llevan sus trofeos para colgarlos en los salones de aquéllos que, de forma más o menos discreta, son los que imponen las normas y exigen los privilegios. Suele decirse que todas las comparaciones son odiosas, creo que, al menos, todas no. Los sistemas de pensamiento racional tienen como base la comparación. El sistema métrico decimal es un conjunto de comparaciones para guiarnos en la vida.

En cualquier caso, es bueno votar, pero informados. El voto, sin una información veraz, es una trampa para la inteligencia que le impide elegir con libertad. La libertad no existe cuando no hay una información clara y conocida por la mente.

Desearíamos para Extremadura todo lo mejor en su libre elección de representantes que la defiendan, que no solo la representen. Esperamos que las sutilezas y máxima tecnología no sean trampas imposibles de detectar por las mentes honestas que quieren, también, lo mejor para su tierra.

Con frecuencia, la propaganda es una moneda falsa que pasa por verdadera. La propaganda no es la verdad, sino una trampa camuflada, aunque lo digan los medios, incluida la televisión. A la verdad le han salido, últimamente, bastantes competidores. La posverdad parece equiparar la verdad con falsedades, simplemente por modificar el antes y el después. No me gustaría ver a mis paisanos en el cepo de la propaganda mediática. Sería perpetuar nuestra marginación a capricho de los que tienen el poder y suelen imponer los privilegios y olvidarse de la igualdad de derechos.

P.CAÑADA


ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.