Publicidad en
26 de Junio. 10:10 horas
Facebook El Correo Extremadura Twitter El Correo Extremadura  
 
Últimas noticias de actualidad de Extremadura en El Correo de Extremadura
Ir a Inicio
 
Toda la actualidad de Extremadura
VALENTÍN SÁNCHEZ CALVO

Guerra y hambre por Navidad

20 de Diciembre | 10:43
Guerra y  hambre por  Navidad
En la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos. (Mahatma Gandhi)

Los estrechos vínculos entre guerra y hambre han sido reconocidos por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Las guerras destruyen mercados y medios de vida y producen desplazamientos masivos que disparan los riesgos de desnutrición y, por otra parte, la inseguridad alimentaria y la competencia por los recursos naturales o los alimentos está en el origen de una gran parte de los 47 conflictos activos hoy en el mundo: Siria, Yemen, Nigeria y región del lago Chad, Somalia, Sudán del Sur, Afganistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Myanmar… Urge romper los vínculos entre hambre y conflictos, según la ONG Acción contra el Hambre 6 de cada 10 personas con hambre viven en un país en conflicto y 8.500 niños mueren al día a causa de la desnutrición.

Según Naciones Unidas el número de personas que padecen hambre relacionada con la violencia alcanza ya la cifra de 821 millones de personas (6 millones más que en 2017) de las cuales, 74 millones la sufren en su forma más severa, y 492 millones de personas tienen necesidad de una acción humanitaria urgente. Preocupa la dimensión que alcanza en los conflictos el uso creciente del hambre como arma de guerra, mediante el asedio sistemático a población civil, el ataque a infraestructuras básicas de agua y medios de vida o el bloqueo de la ayuda humanitaria.

La guerra es terrible para todos, pero es incluso peor para mujeres y niñas, porque las agresiones brutales y deliberadas contra la población femenina son una estrategia de guerra demasiado común. Esta situación es especialmente grave para 34 millones de mujeres de todo el mundo desplazadas a la fuerza por culpa de conflictos armados o situaciones de violencia extrema. El secuestro, la trata, las violaciones y otras formas de violencia y explotación son habituales en conflictos como los de Nigeria, República Centroafricana o República Democrática del Congo. Millones de  mujeres huyen de la violencia, la guerra y la persecución  en busca de un lugar seguro donde vivir.

Cruz Roja Española anuncia que el 90,2% de las personas apoyadas por el programa de Alimentos sufre pobreza extrema. Y esa precariedad amenaza con hacerse crónica.

YEMEN: En guerra civil desde 2014, vive la mayor crisis humana del planeta y 17 millones de personas necesitan ayuda urgente. Desde el inicio del conflicto, los niveles de desnutrición se han multiplicado por 4, un niño muere cada 10 minutos, 8,4 millones de personas se hallan al borde de la hambruna, de los cuales 4,2 millones son niños y niñas. El asalto de la coalición liderada por Arabia Saudí a Hodeidah el pasado mes de agosto está empujando al país más pobre del mundo árabe hacia un caos mayor: 250 000 personas en situación extrema de falta de alimentos y 20 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, 85 mil niños y niñas menores de cinco años han muerto de hambre. Es muy grave la complicidad de países como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, España y Canadá que siguen proporcionando a los saudíes tanques y misiles por valor de miles de millones de dólares.

HONDURAS: Las maras (pandillas criminales) se han adueñado de enormes pedazos de territorio y de la vida de quienes sobreviven en ellos,  tiranizan los barrios, asesinan, extorsionan negocios, controlan centros escolares y de salud, se apropian de viviendas, reclutan forzosamente a niños y adolescentes, convierten a mujeres en sus esclavas sexuales, impiden salir de esas comunidades para trabajar o acceder a servicios. El año pasado la tasa de homicidios fue de 44 por cada 100.000 personas, en un país de 9.000.000 de habitantes, superior a la de los países en guerra como Yemen. Casi 200.000 personas se han desplazado. Donald Trump  apuesta por  cerrar la frontera con México.

MYANMAR:  Drama de los refugiados rohigyas que tuvieron que abandonar su hogar  huyendo de la persecución y la violencia y ahora viven en el exilio en Bangladesh.   

PALESTINA: Según UNRWA 5 millones de refugiados viven en tiendas o en ciudades arrasadas, hacinados, amenazados, y sin más recursos que los suministros, los hospitales y las escuelas de esta organización. En la franja de Gaza han padecido tres guerras en 11 años. La de 2014 fue una de las ofensivas más sangrientas y destructivas, y las consecuencias fueron devastadoras: murieron 2.251 personas, incluidos 551 niños y hubo 3.436 niños heridos. EEUU ha retirado los fondos.

VENEZUELA: Desde 2014 han salido del país 2,6 millones de venezolanos, de los cuales más de 2 millones se han quedado en los países vecinos. Colombia ha acogido a más de un millón y Perú a medio millón. Pese a la solidaridad muchos de ellos están viviendo en la calle.

En otros países, como la República de Liberia, son los golpes de Estado los causantes del hambre pese a su riqueza en caucho, oro, diamantes. El 43% de la población de la República de Costa de Marfil vive bajo el umbral de la pobreza, debido a la corrupción, pese a las extracciones de oro, petróleo y gas. También en Camerún la corrupción impide que su petróleo y madera solucione el problema del hambre. 

En el  MEDITERRÁNEO: Las peligrosas condiciones que padecen en Libia empujan a refugiados y migrantes a arriesgar sus vidas en el mar, en la búsqueda de un refugio en  países de la Unión Europea.

CATÁSTROFES NATURALES: Indonesia: A primeros de octubre sufrió un terremoto y posterior tsunami que castigaron al país.  Senegal y resto de países del Sahel (Africa Occidental):  La falta de pastos y alimentos por le sequía extrema origina una grave crisis alimentaria. 

Finalmente, añadir que a poner fin a la pobreza en el mundo se calcula que serían necesarios 175.000 millones de dólares (el 1% de los ingresos conjuntos de los países más ricos) y, aunque gran parte de la responsabilidad recae sobre los propios países, la comunidad internacional  debe implicarse. Es necesario multiplicar por tres la inversión directa en nutrición en los próximos seis años para cumplir las metas marcadas por la Organización Mundial de la Salud, de lo que se trata es, al fin y al cabo, de evitar que el hambre provoque nuevos conflictos que vuelvan a aumentar el hambre. Por otra parte, existe el poder del esfuerzo colectivo, la solidaridad, que permite asistir a quienes más lo necesitan. En cualquier caso, es inaceptable, inadmisible, que en el Planeta haya el doble de alimentos de los que necesita toda la población mundial y en estas fechas de final de 2018, sigan muriendo cada año más de 3 millones de niños.

Valentín Sánchez Calvo



ElCorreoExtremadura.com | Todos los derechos reservados. Contacto - ¿Quiénes somos?
© EL CORREO EXTREMADURA
EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
La dirección de este medio, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en este periódico digital
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.